NOTICOSECAD

CLASES DE FUEGO

La combustión es una reacción química que tiene lugar cuando los vapores desprendidos por una sustancia combustible se combinan con gran rapidez con el oxígeno del aire.

Esta reacción se produce con desprendimiento de energía luminosa y calorífica, conformando el “fuego”. La progresión en el tiempo y en el espacio de un fuego, es lo que se denomina “incendio”.

Para que se produzca un fuego, son necesarios cuatro factores, que constituyen lo que se denomina “tetraedro del fuego”.

Estos factores son:

  • Combustible.
  • Comburente (oxígeno).
  • Energía de activación.
  • Reacción en cadena.

Eliminando cualquiera de los factores citados, se extinguirá el fuego y por ello, la posibilidad de que se desarrolle un incendio. Por resultar casi imposible eliminar el combustible, la lucha contra el fuego se fundamenta principalmente en la eliminación de uno o varios de los factores restantes.

En Estados Unidos los incendios se clasifican en cuatro grupos: A, B, C y D.

Clase A: incendios que implican madera, tejidos, goma, papel y algunos tipos de plástico o sintéticos.

Clase B: incendios que implican gasolina, aceites, pintura, gases y líquidos inflamables y lubricantes.

Clase C: son aquellos incendios que comprometen la parte eléctrica.

Clase D: incendios que implican metales combustibles, como el sodio, el magnesio o el potasio u otros que pueden entrar en ignición cuando se reducen a limaduras muy finas.

Clase E: Fuegos de origen radioactivo.

Clase K: Se refiere a los incendios que implican grandes cantidades de lubricantes o aceites. Aunque, por definición, la Clase K es una subclase de la Clase B, las características especiales de estos tipos de incendios se consideran lo suficientemente importantes para ser reconocidos en una clase aparte.

La clase K (kitchen) es indicada para fuegos en cocinas y se usan Estados Unidos. En Europa se llama F pues las clases de fuegos siguen el abecedario A, B, C, D, F.

En Europa y Australia los incendios se clasifican en 4 grupos:

Clase A: Son los fuegos de materiales sólidos,generalmente de naturaleza orgánica, cuya combustión se realiza normalmente con la formación de brasas,1 como la madera, tejidos, goma, papel, y algunos tipos de plástico.

Clase B: Son los fuegos de líquidos o de sólidos licuables,2 como el petróleo o la gasolina, pintura, algunas ceras y plásticos.

Clase C: incendios que implican gases inflamables, como el gas natural, el hidrógeno, el propano o el butano.

Clase D: incendios que implican metales combustibles, como el sodio, el magnesio, el potasio o muchos otros cuando están reducidos a virutas muy finas.

En ciertos países también existe la:

Clase F o K: Son los fuegos derivados de la utilización derivados de aceites para cocinar.3 Las altas temperaturas de los aceites en un incendio excede con mucho las de otros líquidos inflamables, haciendo inefectivos los agentes de extinción normales.
Clase E: De origen radioactivo.
Estados Unidos.

Publicaciones Similares